Spam a través de redes robot: la amenaza invisible

Aunque nadie quiera formar parte de una red robot, muchos lo hacen sin saberlo. Precisamente los usuarios alemanes de ordenadores son un objetivo muy popular de los delincuentes.

Las redes robot son astutas. Con frecuencia se detectan cuando ya es demasiado tarde o no llegan a percibirse en absoluto. El virus llega al ordenador a través de un malware que infecta al ordenador desde páginas web o correos basura contaminados. Una vez que esté disponible, el ordenador formará parte de una red robot y enviará spam indeseado de manera incontrolada. A través del virus también pueden extraerse otros datos, tales como datos de cuentas corriente, direcciones de correo electrónico, contraseñas y mucho más.

En cualquier caso, este procedimiento resulta muy cómodo para los delincuentes ya que la probabilidad de que los descubran es extremadamente reducida. Y es que su rastro se pierde en el World Wide Web porque otros servidores y ordenadores privados están a su servicio. Por ello resulta demasiado complicado descubrir cómo, cuándo y dónde se contaminó el ordenador, otro motivo por el que este procedimiento resulta tan atractivo para los delincuentes.

Para no formar parte inadvertidamente de esta red, es recomendable evitar páginas web poco serias y no hacer clic sobre enlaces de mensajes que puedan ser correo basura. También es aconsejable instalar lo que se conoce como filtro spam para protegerse de los correos no deseados. Este se encarga de que los mensajes basura no lleguen al destinatario principal sin que previamente se pongan en cuarentena y sean neutralizados.

Así es que mantén los ojos abiertos, ¡las redes robot no han muerto!

 …