Porqué dependemos de los banner publicitarios

Rascacielos, media página o ventanas emergentes. Todo el mundo los conoce, aunque a nadie le gusten realmente: se trata de los denominados banner publicitarios de internet.

Los hay de muchas formas y formatos y apenas pueden eludirse mientras se navega. Pero por muy enervantes que resulten los anuncios digitales, la publicidad online es necesaria en muchos sitios para que no tengamos que renunciar a los buenos contenidos habituales. Precisamente las páginas web con un elevado contenido editorial, tales como las versiones web de periódicos y revistas (por ejemplo, El País), no pueden prescindir de ellos, ya que, a fin de cuentas, de algún modo hay que financiar los artículos. Ya se sabe por la televisión privada. Los costes de producción de los espectáculos televisivos y documentales sobre la vida cotidiana solo pueden pagarse gracias a las interrupciones de los espacios publicitarios. Algo parecido pasa también en internet. Si algunas páginas no insertaran publicidad, en un futuro tendríamos que renunciar a sus contenidos gratuitos de calidad.

Y los anunciantes también saben que la mayoría de las personas no pueden o no quieren. Puede verse claramente en la evolución del volumen de ventas del sector. Si en el año 2014 todavía fueron 24 899 millones de euros, en el 2015 son ya 28 342 millones de euros, y eso no es todo. ¡En el 2020 el volumen de ventas se elevará a unos increíbles 48 795 millones de euros! Increíble, ¿no? Pero solo en los EE. UU. se genera más de la mitad de dicha cantidad, a una enorme distancia de China, que vuelve a encontrarse en el segundo puesto. Aunque también hay un país europeo, concretamente Alemania, que no sale nada mal parado en la comparación internacional: Los alemanes ocupan el cuarto puesto.

onlinebannerwerbung